Anidado en el corazón de la zona colonial, restaurado con buen gusto respetando la arquitectura de origen, este antiguo convento del siglo XVI le espera.

Un pequeño hotel confidencial, íntimo y encantador que le permitirá sumergirse en una atmósfera de tranquilidad y descanso, entre sus paredes de piedra, sus muebles elegidos cuidadosamente y su vida al ritmo de música clásica.